El brigadista César Covo en busca de la nacionalidad española


El pasado mes de marzo nos escribió Salomé Santacruz, presidenta del Centro Cultural Español de Rennes, para pedirnos si podíamos editar las memorias de guerra de César Covo, brigadista franco-búlgaro de origen sefardí.

Le dijimos que podíamos ayudar a hacerlo, pero que considerábamos mejor que fuera una Editorial quien corriese a cargo de la edición y distribución del libro. Hay un principio de acuerdo para que lo hiciera una editora valenciana y en ello se está.

Paralelamente Salomé nos preguntó si era normal que César, que había pedido la nacionalidad española (suponemos que después de 2007, fecha de la Ley de Memoria  Histórica), no hubiera recibido noticias de cómo iban los trámites.

Hicimos la gestión ante el Ministerio de Justicia y nos informaron de que allí no había llegado ninguna solicitud. Posiblemente los papeles se perdieron en los caminos que van de los consulados al Ministerio de Justicia, pero se había perdido el rastro, la trazabilidad. También nos asesoraron sobre qué había que hacer para acelerar los trámites, ya que César tiene 101 años. Parecía que en el Ministerio había cierta voluntad de facilitar el proceso.

Animada por estas noticias Salomé quedó el 2 de mayo con César, que vive en una Residencia de Mayores cerca de Rennes, para darle los papeles con los que solicitar la nacionalidad. Quería saber si para la solicitud era suficiente su DNI francés ya que no conservaba otro documento que su Tarjeta de veterano Combatiente francés en la Resistencia. Así que rellenaron los impresos y se envió la documentación al Ministerio de Justicia.

El pasado 8 de noviembre, justamente 77 años después de que César Covo saliera de Albacete para incorporarse al frente de Madrid amenazado por los fascistas, se recibió la siguiente comunicación del Ministerio:

Lamento informarle que examinado el expediente y todas las circunstancias relacionadas con la solicitud de Don César Covo por nuestro Subdirector,y siguiendo sus instrucciones, nos indica que debemos solicitar que el interesado aporte un certificado de antecedentes penales de su país de origen (en este caso, tiene nacionalidad francesa), debidamente traducido y legalizado según los convenios internacionales. Esto significa que debe ser legalizado por una autoridad española (embajada española, consulado español, o por el Ministerio de Asuntos Exteriores).

Esperamos que algún día podamos ver cómo se concede la nacionalidad a don César.

Fue un verdadero shock. A estas alturas de la vida se le pedía a una persona muy mayor, con la Tarjeta de Combatiente en la Resistencia y acreditaciones de su presencia en las Brigadas Internacionales, un documento que pudiera ser justificado para determinadas circunstancias, pero en absoluto para este caso. Rápidamente hicimos una nueva gestión en el Ministerio para que reconsideraran el asunto y atendieran con sensatez a la especificidad del asunto. La gestión tuvo un resultado positivo ya que finalmente el 19 de noviembre desde el Ministerio confirmaron que no había que presentar el susodicho certificado y que el trámite podía seguir adelante.

Ahora queda pendiente el acto de recogida del Pasaporte español, que debería hacerse en la representación diplomática más próxima a César (es decir el Consulado de París). Pero atendiendo a la edad de César se está pidiendo que o bien se realice en el Consulado honorario de Rennes o bien que lo pueda realizar en París otra persona en su representación.

César: deseamos que pronto se resuelva este proceso, que ha resultado encontrarse con demasiadas e injustificadas dificultades. Y te deseamos que pronto puedas cumplir tu sueño, ese que el presidente Negrín os legó a todos los voluntarios de la libertad:

El Gobierno español quisiera testimoniaros [queridos hermanos nuestros] de una manera directa su agradecimiento. Vuestro espíritu, y el de vuestros muertos, nos acompaña y quedan unidos para siempre a nuestra historia. El Gobierno de la República reconocerá y reconoce a los internacionales, que tan bravamente han luchado con nosotros que ya pueden decirse son connaturales nuestros, el derecho a reclamar, una vez terminada la guerra, la ciudadanía española. ¡Con ello nos honraremos todos!


Breve biografía de César Covo

Nació en 1912 en Sofía, Bulgaria, en el seno de una familia sefardí y de nacionalidad francesa. Cursó sus estudios en un liceo francés y ya desde su niñez se encontró en una encrucijada de nacionalidades y religiones.En 1930 se mudó a Francia con su familia.Pronto se comprometió en la luchas impulsadas por el Partido Comunista Francés participando en las huelgas y manifestaciones de los años 30.

En 1936, consiguió reunir a un grupo de voluntarios que marcharon a España para ayudar a los republicanos españoles. Una tarde de finales de octubre de 1936, tomaron el tren en la estación de Austerliz y salieron rumbo a Perpignan. Dos autobuses les acercaron a la frontera que cruzaron a pie. César Covo era el responsable del primer grupo de voluntarios balcánicos. De su llegada a la frontera española, conserva el recuerdo de algunos hombres jóvenes armados de fusiles y envueltos en una “especie de capa que se parecía a una manta en la cual habían hecho un agujero para pasar la cabeza”.Este fue su periplo posterior en España:

Fortaleza de Figueras, lugar de encuentro de los voluntarios de las BI.

Barcelona, Cuartel Carlos Marx.

Albacete;le dan fusil y uniforme y se convierte en combatiente de la República dentro del batallón Thaelman de la XII brigada internacional.

Viaje en tren y en autobús a Chinchón. Recuerda haber pasado por numerosas estaciones a cuyos andenes acudían los campesinos para saludarlos.

Ataque al Cerro de los Ángeles: recibieron el orden de ayudar a los que luchaban en Madrid y que estaban cercados. Fue un movimiento de diversion para atraer al enemigo hacia ellos y aliviar a los milicianos en Madrid. Sintió miedo ante la presencia de los moros.

Casa de Campo de Madrid: los Internacionales impresionaron por su tenacidad.

Batalla del Jarama: se desplazaban continuamente y así los fascistas pensaban que eran numerosos. Conoció al Campesino quien le presentó a un oficial español con estas palabras: “Es el capitán César, uno de los mejores oficiales de la brigada”.

Guadalajara: fue herido; lo transportaron a Madrid donde le operaron.

Hospital de Murcia: la pierna quedó infectada y tuvo que regresar a Francia en 1938.


En 1939 fue movilizado por el ejército francés. Tras la derrota y capitulación de Francia, César se unió a la Resistencia en la FTP-MOI (Franco-tiradorespartisanos–mano de obra inmigrante).

Al acabar la guerra César comenzó a reflexionar sobre su compromiso en el PCF y sobre el papel desempeñado por la URSS al comienzo de la guerra cuando firmó el pacto nazi-soviético. "En Francia estábamos convencidos de que la lucha contra el fascismo debía continuar”.Más tarde nos dimos cuenta de que los soviéticos no eran verdaderos comunistas y de que el cambio de mundo no se podía hacer con ellos. César Covo dejó el PCF en 1955.

Por esos años, trabajando en la Embajada de Bulgaria en París, conoció a una joven mecanógrafa que se convirtió en su esposa."Ella era creyente, iba a misa todos los domingos y el partido no lo veía con buenos ojos. Esa fue la gota que colmó el vaso; envió a paseo a la embajada y al partido y se dedicó a trabajar en una imprenta.

César, ahora vive feliz en una Residencia de ancianos en Cleunay, cerca de Rennes, en la Bretagne. En 2005 publicó sus memorias de la Guerra Civil. ¡Es la guerra, camarada! y continúa trabajando en su prolongación.Más que un hobby, escribir es una manera para él para mantenerse con vida mientras medita sobre la vida, y presta su testimonio a las generaciones más jóvenes.En una charla que dio a los estudiantes de Tercero del Colegio de Cleunay tercero, antes de comenzar a hablar de su experiencia en la Resistencia le preguntaron por su compromiso con el Partido Comunista a los 18 años. "Yo nací en una familia humilde y muy temprano me uní al PCF porque perseguía un sueño, la lucha por un mundo mejor".

César siguió y sigue luchando por un mundo mejor. Y mientras, vota para que la unidad de la izquierda permita volver a frenar a esta derecha desatada.