En el 80 aniversario de la salida de las BI

La mitad de los brigadistas que quedaban en España (unos 13.000) pudieron salir entre mediados de noviembre de 1938 y mediados de enero de 1939. El Estado francés no concedió el permiso de paso de la frontera a la otra mitad, por no tener asegurado el regreso a sus países de procedencia (dictaduras del centro y este de Europa). Luego, cuando finalmente permitió el cruce de la frontera (9-10 de febrero), internó a la mayoría de ellos en campos de concentración.

Pero antes, en la última semana de enero y primeros días de febrero de 1939, los brigadistas volvieron a empuñar el fusil para defender la República ante el avance fascista en Cataluña. Pueden leer en este enlace un conjunto de trabajos sobre este tema de Martínez Bande, Andreu Castells, Artur London y Valter Román.