Ruth Ormesby

Reconocimiento a Hannah Rutledge Ormesby

El sábado 15 de septiembre se inaugurará, a las 18h, una placa en honor de Hannah Rutledge Ormesby en su ciudad natal Dromore West. Será en el Orville Park (Carrowcur road).

Posteriormente, a las 20h, habrá un acto en el Mc Gee Memorial Hall. Eddie O’Neill, presidente de FIBI, asociación que organiza los actos, hablará sobre Ruth y Harry Owens sobre la participación de los irlandeses en la guerra civil. La tarde se cerrará con una reunión en el Flying Horse Lounge Bar.

Ruth fue una de las enfermeras irlandesas que vinieron a España, y la única de las enfermeras internacionales que dejó aquí su vida. Exponemos aquí este artículo que Pauline Murphy publicó en marzo con motivo del Día de la Mujer Trabajadora.

Versión original en inglés

En Irlanda, y en concreto en Sligo, muchas mujeres han dejado su huella a lo largo de la historia, muchas conocidas; otras casi desconocidas.Es el caso de Hannah Rutledge Ormesby.

Nacida en Sligo en 1902, Ormesby puede considerarse la única mujer irlandesa que murió en la Guerra Civil española. Provenía de una familia acomodada que residía en la finca de Belleville en Dromore West y se fue a España con una unidad médica británica en 1937 para ayudar a los republicanos que luchaban contra los fascistas del general Franco…

Conocida como ‘Ruth’, Hannah Rutledge Ormesby era una enfermera cualificada que llegó a España el 4 de abril de 1937 con la Unidad Médica Británica que apoyaba a los republicanos de izquierda. Se declaró «sin afiliación política», pero sus simpatías estaban con los que fueron desposeídos de sus derechos democráticos.

En España, Ruth Ormesby trabajó bajo la supervisión del cirujano Dr. L. Quemada, que más tarde elogió a la señora Sligo como una «enfermera eficiente y trabajadora». Las condiciones bajo las cuales Ruth y sus camaradas trabajaban eran a menudo insoportables. Durante el verano, el sol quemaba la tierra y contribuía a propagar enfermedades entre los pacientes debilitados por las heridas de bala y de metralla.

Durante el apogeo del agobiante agosto del 37 en el frente de Aragón, Ruth y las otras enfermeras y doctores tuvieron que atender a sus pacientes en medio de una tormenta de viento de tres días que cubrió de polvo su hospital de campaña. El hospital de campaña móvil ubicado en La Puebla de Híjar, Aragón, estaba en medio de una lucha atroz, por lo que en un período de 12 días se llevaron a cabo hasta 160 operaciones.

Un informe del Comité de Ayuda Médica española describió las dramáticas condiciones que Ruth y sus compañeros tuvieron que soportar: «Las enfermeras trabajaban día y noche. El porcentaje de heridos que murieron fue muy bajo. Comían y dormían cuando podían sacar unos minutos al aire libre; si estaban de servicio durante 20 ó 30 horas se recostaban en las salas para poder estar listas con un minuto de aviso».

Se reconoció a Ruth y sus compañeras de enfermería haber sido capaces de convertir en un hospital de campaña los almacenes de madera [de la estación de tren]. Este hospital de campaña no tenía electricidad ni agua corriente, pero sirvió para salvar la vida de muchas personas, incluidas las que luchaban con la 15ª Brigada Internacional y los civiles atrapados en el conflicto.

Existen diferentes relatos sobre los últimos momentos de la vida de Ruth Ormesby. Lo que se sabe es que murió en abril de 1938 debido al incendio del piso que la Unidad médica británica tenía en Barcelona.

…Cualquiera que fuera la causa del incendio, lo cierto es que Ruth, desesperada y con su cuerpo quemado, se arrojó por la ventana del séptimo piso. Fue un triste final para aquella mujer de 35 años que dedicó su vida a salvar a otros, pero lamentablemente no pudo salvarse a sí misma.

No hubo ninguna investigación, y se supone que Ruth fue enterrada en suelo español. Los españoles a los que había ayudado se encontraron en el lado perdedor de la guerra y tuvieron que soportar décadas de dictadura del general Franco.

Puede que Hannah ‘Ruth’ Ormesby no sea muy conocida en la tierra en que nació, pero al celebrar el Día Internacional de la Mujer, esta mujer de Sligo se asegura con razón su lugar en el panteón de mujeres irlandesas que salieron al mundo para marcar la diferencia.

Más información

Reconocimiento a Hannah Rutledge Ormesby

 

Pauline Murphy

 

Artículo en inglés

 

En Irlanda, y en concreto en Sligo, muchas mujeres han dejado su huella a lo largo de la historia, muchas conocidas, pero otras casi desconocidas; es el caso de Hannah Rutledge Ormesby.

Nacida en Sligo en 1902, Ormesby puede considerarse la única mujer irlandesa que murió en la Guerra Civil española. Provenía de una familia acomodada que residía en la finca de Belleville en Dromore West y se fue a España con una unidad médica británica en 1937 para ayudar a los republicanos que luchaban contra los fascistas del general Franco…

Conocida como ‘Ruth’, Hannah Rutledge Ormesby era una enfermera cualificada que llegó a España el 4 de abril de 1937 con la Unidad Médica Británica que apoyaba a los republicanos de izquierda. Se declaró «sin afiliación política», pero sus simpatías estaban con los que fueron desposeídos de sus derechos democráticos.

En España, Ruth Ormesby trabajó bajo la supervisión del cirujano Dr. L. Quemada, que más tarde elogió a la señora Sligo como una «enfermera eficiente y trabajadora». Las condiciones bajo las cuales Ruth y sus camaradas trabajaban eran a menudo insoportables. Durante el verano, el sol quemaba la tierra y contribuía a propagar enfermedades entre los pacientes debilitados por las heridas de bala y de metralla.

Durante el apogeo del agobiante agosto del 37 en el frente de Aragón, Ruth y las otras enfermeras y doctores tuvieron que atender a sus pacientes en medio de una tormenta de viento de tres días que cubrió de polvo su hospital de campaña. El hospital de campaña móvil ubicado en La Puebla de Híjar, Aragón, estaba en medio de una lucha atroz, por lo que en un período de 12 días se llevaron a cabo hasta 160 operaciones.

Un informe del Comité de Ayuda Médica española describió las dramáticas condiciones que Ruth y sus compañeros tuvieron que soportar: «Las enfermeras trabajaban día y noche. El porcentaje de heridos que murieron fue muy bajo. Comían y dormían cuando podían sacar unos minutos al aire libre; si estaban de servicio durante 20 ó 30 horas se recostaban en las salas para poder estar listas con un minuto de aviso».

Se reconoció a Ruth y sus compañeras de enfermería haber sido capaces de convertir en un hospital de campaña los almacenes de madera [de la estación de tren]. Este hospital de campaña no tenía electricidad ni agua corriente, pero sirvió para salvar la vida de muchas personas, incluidas las que luchaban con la 15ª Brigada Internacional y los civiles atrapados en el conflicto.

Existen diferentes relatos sobre los últimos momentos de la vida de Ruth Ormesby. Lo que se sabe es que murió en abril de 1938 debido al incendio del piso que la Unidad médica británica tenía en Barcelona.

…Cualquiera que fuera la causa del incendio, lo cierto es que Ruth, desesperada y con su cuerpo quemado, se arrojó por la ventana del séptimo piso. Fue un triste final para aquella mujer de 35 años que dedicó su vida a salvar a otros, pero lamentablemente no pudo salvarse a sí misma.

No hubo ninguna investigación, y se supone que Ruth fue enterrada en suelo español. Los españoles a los que había ayudado se encontraron en el lado perdedor de la guerra y tuvieron que soportar décadas de dictadura del general Franco.

Puede que Hannah ‘Ruth’ Ormesby no sea muy conocida en la tierra de su nacimiento, pero al celebrar el Día Internacional de la Mujer, esta mujer de Sligo se asegura con razón su lugar en el panteón de mujeres irlandesas que salieron al mundo para marcar la diferencia.