Precisiones sobre las víctimas judías, comunistas y republicanas españolas.

Ayer, domingo 26 de septiembre, murió Manus O’Riordan, miembro de FIBI y representante de la IBMT en Irlanda. Fue una muerte súbita, imprevista. Ese mismo día habíamos recibido por email un mensaje suyo con un artículo (lo que era bastante frecuente) sobre las víctimas producidas por los nazis. Lo estuvimos leyendo durante la conmemoración del centenario del PCE, mientras en el Auditorio Miguel Ríos escuchábamos a Yolanda Díaz, a Enrique Santiago… y a Silvio Rodríguez. Lo publicamos ahora, como un homenaje a este luchador que ha muerto como digno hijo de su padre Michel O’Riordan, voluntario de la libertad, combatiente en la batalla del Ebro.

Los hechos del Holocausto son importantes. Ninguno debe ser negado.

Precisiones sobre las víctimas judías, comunistas y republicanas españolas. 

Como dijo el pastor Martin  Niemöller: 

Primero vinieron por los comunistas 

Y no hablé, porque yo no era comunista.

Luego vinieron por los socialistas 

Y no hablé, porque yo no era socialista.

Luego vinieron por los sindicalistas 

Y no hablé, porque yo no era sindicalista.

Luego vinieron por los judíos 

Y no hablé, porque yo no era judío.

Luego vinieron por mí, 

Y ya no quedaba nadie que hablara por mí. 

El 21 de septiembre de 2021, ‘Forward’, un periódico socialista en yiddish fundado en Nueva York en 1897, publicó un artículo de su reportero de cultura, PJ Grisar, titulado «El drama de venganza del Holocausto de Netflix cambia los hechos: ¿es el nacionalismo el culpable, o sólo un error de actor?» De este artículo destacamos los siguientes párrafos: 

«Como villanos, no hay nada mejor que el que está en el centro de la última película de Netflix, un hombre llamado ‘Doctor Muerte’.  En ‘Jaguar’, un grupo de sobrevivientes españoles del Holocausto en la década de 1960 en Madrid persigue a Aribert Heim, un médico nazi de la vida real que escapó a la justicia durante casi medio siglo. ‘Era médico en Mauthausen’, dice de Heim el personaje Marsé. ‘Mientras estuvo allí torturó a más de 300 españoles. Les puso inyecciones de agua, fenol y petróleo en el corazón para ver el tiempo que tardaban en morir. Operó y extrajo órganos, sin anestesia por supuesto, solo para ver cuánto dolor podían soportar sus víctimas. Aquí solo hay un problema. Se cree que Heim mató a unas 300 personas en total. La mayoría de sus víctimas eran de poblaciones diversas del campo, en particular polacos y judíos, aunque también hubo algunos republicanos españoles. Heim tenía un odio particular por los judíos y mantuvo su virulencia en toda su vida)… Las descripciones de Marsé de las cirugías sádicas de Heim son precisas para el testimonio de los supervivientes. También lo es su relato de una vivisección de dos jóvenes cuyos cráneos luego hirvió y conservó; aunque se da a entender  que eran españoles, en realidad eran judíos holandeses.» 

«Este error es lamentable, ya que hay una especie de noble razón de ser en esta serie -estilizada y a veces sensible- de Ramón Campos. Su visión se expresa más claramente en el personaje de Lucena, una superviviente de Auschwitz. Sentado ante el cuadro de Goya “Los fusilamientos del Tres de Mayo” (Museo del Prado), Lucena lamenta la oscuridad de los muertos españoles. «No hay que olvidar lo que les hicieron a los españoles en Alemania. Nadie sabe de los miles de españoles que murieron allí ni de quién fue la culpa. Es un punto bien planteado. Las muertes de 4.427 republicanos españoles en Mauthausen se pasan por alto, e incluso se suprimen, en la historia. Los nombres de los muertos solo fueron hechos públicos por el gobierno español  en 2019.  La razón por la que el régimen de Franco mantuvo oculta esta cifra fue muy simple, según el académico Robert Wheatley: fue cómplice de ofrecer un puerto seguro en España o un lugar de tránsito a los criminales de guerra nazis responsables de esos asesinatos… Pero cambiar la demografía de la mayoría de las víctimas de Heim -incluso debido a una mala interpretación del guión por parte de un actor- da primacía a las víctimas españolas cuando su sufrimiento real necesita pocos adornos. (No hace falta decir que cualquier tergiversación de los hechos que rodean a la Shoah es siempre una trampa para los negadores)… Pero al presentar un relato de victimización, los hechos no deben ser manipulados ni por el error del actor ni por el guión, especialmente cuando minimizan el sufrimiento de otros.» 

Me inclino a estar de acuerdo con Grisar en que no se debe tomar una licencia poética con tales hechos. A diferencia de los campos de Auschwitz y Treblinka, Mauthausen no fue un campo de exterminio, sino de trabajos forzados, cuyas víctimas murieron principalmente debido a la dureza del trabajo. Un total de 38.120 víctimas judías perecieron en Mauthausen, al igual que 22.100 polacos, 2.800 prisioneros de guerra soviéticos y 7.400 de un total de 24 nacionalidades. Si Grisar hubiera leído detenidamente el enlace de un artículo de El País publicado el 9 de agosto de 2019 en su edición en inglés, habría visto que se habían agregado 695 nombres adicionales, elevando a 5.122 el número de víctimas españolas que pereció en Mauthausen: 

«Durante años, los nombres de los  4.427 españoles que murieron en el campo de concentración nazi, Mauthausen-Gusen, estaban ocultos en varios libros antiguos en la sede del Registro Civil Central en la calle Montera de Madrid. Pero el viernes, el gobierno español dio a conocer los datos sobre todas las víctimas españolas de Mauthausen en el Boletín Oficial del Estado (BOE), lo que significa que los nombres, lugares de nacimiento y fechas de muerte pueden vincularse a las miles de historias personales de los republicanos que lucharon en dos guerras y terminaron en un campo de concentración… Se han agregado 695 nombres a los 4.427 encontrados en los libros después de que los historiadores, financiados por asociaciones como Amical de Mauthausen, se embarcaran en un investigación en un intento por poner nombre a todas las víctimas españolas del genocidio nazi, incluidas las que acabaron en otros campos… Han pasado 74 años desde que los prisioneros republicanos recibieron a las tropas estadounidenses con una enorme pancarta que decía: Los españoles antifascistas saludan a las fuerzas libertadoras

Cerca de 10.000 españoles fueron enviados a campos de concentración ubicados en las cercanías de Mauthausen en Austria, donde fueron utilizados como mano de obra esclava en las canteras de granito. Aproximadamente la mitad de estos prisioneros vivieron para contar la historia, pero los nombres de los que no sobrevivieron a las terribles condiciones se han mantenido en secreto hasta ahora. En 1951, las autoridades españolas recibieron una serie de registros de Francia, con la identidad, fechas de nacimiento y de muerte de los ciudadanos fallecidos en los campos, sobre todo en Mauthausen-Gusen… La mayoría de las víctimas eran republicanos que habían cruzado la frontera con Francia en los últimos meses de la Guerra Civil española y que pasó a formar parte de la Resistencia francesa. También había mujeres y niños de los campos de refugiados del sur de Francia. Cuando Francia cayó bajo el dominio nazi con Philippe Pétain como jefe de estado de la Francia de Vichy, estos republicanos fueron llevados a Austria por sugerencia del régimen de Franco. El ministro de gobierno y cuñado de Franco, Ramón Serrano-Suñer, llegó a un acuerdo con los nazis para que todos sus prisioneros de guerra españoles fueran llevados a campos de trabajo… «

Los hechos importan, sí. Grisar está en desacuerdo con las libertades que Netflix se ha tomado. Pero nada menos que una institución como el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos también ha actuado de manera ligera con más de un hecho histórico sobre la Alemania nazi. Lo siguiente es un extracto de mi artículo en  ‘Irish Foreign Affairs’, marzo de 2016, sobre el encendido de una vela en memoria de las víctimas políticas en el Día Conmemorativo del Holocausto de 2016 en Dublín, como lo haría mi compañera Nancy Wallach en 2018. 

¿Está bien una ‘pequeña’ negación del Holocausto en un Museo del Holocausto? No debemos olvidar: ‘Primero vinieron por los comunistas’  

Al encender una vela por las víctimas políticas  el 24 de enero  en la celebración del Día Conmemorativo del Holocausto de este año (2016) en Dublín, usé dos emblemas: el de las Brigadas Internacionales en la Guerra Antifascista Española de 1936-1939, y una insignia conmemorativa. en memoria del líder del Partido Comunista Alemán Ernst Thälmann (1886-1944), encarcelado en régimen de aislamiento durante once años por el régimen nazi, desde su arresto en 1933 hasta su ejecución en el campo de concentración de Buchenwald, el 18 de agosto de 1944.

También fui consciente de las siguientes verdades caseras incorporadas en ese poema basado en un sermón del pastor luterano alemán Martin  Niemöller: «Primero  vinieron por los comunistas…» Pero, ¿por qué el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos (USHMM) censura a Niemöller en este sentido? Porque es ese Museo el que debe ser considerado responsable de difundir deliberadamente una mentira en los Estados Unidos, donde Niemöller comenzó su declaración con la frase: «Primero vinieron por los socialistas…», y de agravar esa ofensa ¡omitiendo en su «cita» cualquier referencia a los comunistas! 

Muchos mensajes en el Facebook de Estados Unidos reaccionaron hacia finales de 2015  contra las declaraciones de incitación racista del candidato presidencial republicano de los Estados Unidos, Donald Trump, al proclamar, en estas u otras palabras similares: “Primero vinieron por los mexicanos, ahora vienen por los musulmanes, y yo lo haré. No te quedes callado…”, haciéndose eco de la poderosa declaración confesional antinazi del pastor Martin Niemöller. Hacerse eco de una declaración tan inspiradora es perfectamente legítimo y apropiado, ya que no pretende estar citando directamente la declaración histórica original en sí misma, sino que la está reformulando para los tiempos modernos. Sin embargo, algunos de esos mensajes, después del engaño del USHMM, continuaron citando la versión falsa de lo que Niemöller había dicho realmente. Entonces, ¿qué podemos decir cuando tal Memorial distorsiona deliberadamente la Historia y la Verdad misma? 

En 1999 visité Washington DC para dar una conferencia de economía, en mi calidad de miembro del Comité Económico de la Confederación Europea de Sindicatos. Mientras estuve allí, aproveché la oportunidad para visitar el Museo Conmemorativo del Holocausto de los Estados Unidos. Fue, en su mayor parte, una experiencia extremadamente conmovedora. Pero luego me encontré con la cita falsa que me llenó de intensa ira. Porque yo había sido consciente, desde mi adolescencia en 1960, que Niemöller había declarado explícitamente que «primero vinieron por los comunistas». Al ver que la versión falsa del USHMM ha prevalecido en todo EEUU, se me pidió visitar el propio sitio web del USHMM y encontré el siguiente intento poco convincente de «justificación» de su mentira: 

Martin Niemöller (1892-1984) fue un prominente pastor protestante que emergió como un enemigo público de Adolf Hitler y pasó los últimos siete años del gobierno nazi en campos de concentración. Niemöller es quizás mejor recordado por la cita: 

Primero vinieron por los socialistas 
y no hablé,
porque yo no era socialista.

Luego vinieron por los sindicalistas
y no hablé,
porque no era sindicalista.

Luego vinieron por los judíos
y no dije nada,
porque no era judío.

Luego vinieron por mí,
   y ya  no quedaba nadie que hablara por mí.

“La cita proviene de las conferencias de Niemöller durante el período inicial de la posguerra. Existen diferentes versiones. Esto puede atribuirse al hecho de que Niemöller habló extemporáneamente y en varios contextos. El contenido del poema está rodeado de mucha controversia, ya que ha sido impreso en diversas formas, refiriéndose a diversos grupos como católicos, testigos de Jehová, judíos, sindicalistas o comunistas, según la versión. No obstante, él señaló que los alemanes, y en particular los líderes de las iglesias protestantes, fueron cómplices por su silencio en el encarcelamiento, persecución y asesinato de millones de personas por parte de los nazis». 

Pero la entrada del sitio web wikiquote sobre Niemöller desmiente tal falsificación del USHMM y establece que, en su primer sermón, Niemöller identificó claramente a los comunistas como las primeras víctimas de los nazis:

«Los orígenes de este poema se remontan a un discurso pronunciado por Niemöller el 6 de enero de 1946 a los representantes de la Iglesia Confesante en Frankfurt. Según una investigación de Harold Marcuse, los grupos originales mencionados en el discurso eran comunistas, enfermos incurables, judíos y personas en países ocupados. Desde entonces, los contenidos se han modificado a menudo para producir numerosas variantes. El propio Niemöller ideó diferentes versiones, según el año. Las alteraciones más famosas y conocidas son quizás las que comienzan ‘ Primero vinieron por los judíos ‘… Otras traducciones o variantes: ‘En Alemania, vinieron primero por los comunistas, y no hablé porque no era comunista; y luego vinieron por los sindicalistas, y no hablé porque no era sindicalista; y luego vinieron por los judíos, y no hablé porque no era judío; y luego. . . vinieron por mí.  Y en ese momento no quedaba nadie que pudiera hablar’. Veinticinco años después, Niemöller indicó, en una entrevista de 1971, que esa era la versión que él prefería”. 

La negación del Holocausto es de hecho un fenómeno atroz, especialmente el intento de negar que, a medida que se desarrollaba la Segunda Guerra Mundial tras la invasión nazi de la URSS en 1941, se había propuesto llevar a cabo el exterminio genocida de judíos y gitanos. Pero, ¿no estaba el Museo Conmemorativo del Holocausto de Estados Unidos participando en una «pequeña» negación del Holocausto, con su propia mentira de Niemöller, con el propósito de negar que los comunistas fueron las primeras víctimas de la Alemania nazi? Este museo se rindió vergonzosamente a los restos de la histeria anticomunista que había caracterizado el período macartista de la Guerra Fría, presentada recientemente en esa buena película de 2015 sobre los Diez de Hollywood, «Trumbo», cuando, una vez más, «primero vinieron por los comunistas…”, incluidos los voluntarios “prematuros”  de la Brigada Internacional antifascista,  

Manus O’Riordan 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.