Regler

Por fin publicada la novela de Regler

La Gran Cruzada

El escritor Gustav Regler fue uno de los muchos alemanes que se vio forzado a marchar al exilio tras la llegada de Hitler al poder en 1933. En París se alineó en la primera línea del combate cultural contra el fascismo galopante en Europa. Llegó a España en septiembre de 1936 con una delegación de la Asociación de Escritores Antifascistas para la Defensa de la Cultura que vino a prestar su apoyo a la española Alianza de Intelectuales Antifascistas liderada por Rafael Alberti. Cuando esta delegación  acabó su cometido Regler, en lugar de volver a París, decidió unirse a las Brigadas Internacionales en Albacete.  Fue nombrado vicecomisario de la XII BI y, en diciembre de 1936, comisario en sustitución de Luigi Longo, recién nombrado Inspector general de las BI. Estuvo en los combates de Madrid, Boadilla, Las Rozas, Jarama y Guadalajara. Al comienzo de la ofensiva de Huesca, en junio de 1937, fue herido de gravedad como consecuencia de una bomba que destrozó el coche en el que viajaba con el general Luckacs, jefe de la XII BI, que resultó muerto. Tuvo un largo periodo de recuperación y en 1938 regresó a Francia, donde comenzó a escribir esta novela.

La Gran Cruzada comienza en los combates, en noviembre del 36, de la XII BI en la Ciudad Universitaria. En los nueve capítulos de la novela  el autor va narrando las acciones en la que participó con la XII BI y finaliza con el comienzo de la ofensiva de Huesca. Al hilo de esta narración bélica, se enhebra el debate suscitado por las pugnas políticas dentro de las fuerzas republicanas y por las reacciones que suscitan las purgas de Stalin.

Los personajes reales se esconden bajo nombres figurados. Así Regler aparece como  el comisario Albert, el general Luckacz es el general Paul y el médico alemán Werner Heilbrunn es Werner, el médico jefe de la XII Brigada. Otros muchos otros personajes aparecen con sus nombres propios. El comisario Albert (Regler) articula el relato de la novela, pero el autor da también el protagonismo a otros personajes. Para Georg Pichler, autor del epílogo (en realidad un espléndido estudio crítico de la vida y obra de Regler) ésta es quizá la novela en lengua alemana que mejor narra las vivencias de los hombres (y las pocas mujeres) que se alistaron voluntariamente en las Brigadas Internacionales para luchar a favor de la República Española y en contra de un fascismo que había asolado sus propios países, un fascismo internacional que, en la versión ideológica del franquismo, amenazaba con arrollar también una España que cinco años antes se había convertido en una frágil democracia. La contienda se vivía como una hazaña compartida por todos los miembros de las unidades. Fiel a esta experiencia, La gran cruzada es una novela coral que relata las luchas de los combatientes de la XII Brigada desde diversos puntos de vista, y cuyo autor, uno de los escritores comunistas alemanes más activos en aquellos momentos, fue comisario político de esta misma Brigada.

Pero no sigamos hablando de La Gran Cruzada.  En el prólogo de la primera edición de la novela en inglés -insertado también en esta edición en español- su amigo Hemingway señala que éste «es un libro para leer, no para escribir sobre él».  Y aunque el autor lo ha escrito como novela, en realidad en ella la ficción es tan verosímil como la realidad: “Hay acontecimientos, afirma Hemingway,  tan grandes que un escritor/testigo está moralmente obligado a contar con el mayor realismo, sin pretender cambiarlos a través de la ficción.”

Puedes leer el estudio de Georg Pichler sobre esta novela en nuestra sección de Artículos

Si estás interesado en adquirir este libro puedes pedirlo a través de nuestra tienda online.