Chinos BI

Voluntarios Chinos en las

Brigadas Internacionales

Salvador BOFARULL

Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales

Asociación de Amigos de China. Madrid.

Breve historia de los voluntarios chinos

En España, al inicio de la Guerra Civil en julio de 1936, había unos 300 súbditos chinos, dedicados en su mayor parte a la venta de baratijas, juguetes y flores de papel[1]. No se sabe de ninguno que se uniera a las Brigadas Internacionales, pero tampoco hay datos en sentido contrario. La mayoría de ellos se concentró en Valencia y Barcelona, intentando embarcar para otros países o salir por vía terrestre, lo que no les resultó fácil[2]. Otro grupo estaba constituido por atletas que vinieron para participar en la Olimpiada Popular. Muchos de estos deportistas se unieron a las Brigadas, pero no se sabe que hubiera ningún chino entre ellos. 

Grupo de brigadistas chinos en el campo de internamiento francés de Gurs

Al estudiar la participación china en las Brigadas Internacionales el primer problema que se presenta es la escasez de datos directos en la documentación existente. Hay referencias sobre los voluntarios chinos en las Brigadas, pero casi todas ellas de tipo general y pocas sobre su número, encuadramiento, o lugar de procedencia, por ejemplo: …Vinieron de China, de Abisinia… Blancos, negros y amarillos lucharon y murieron unidos heroicamente[3].En la mayoría de relaciones oficiales no se mencionan voluntarios chinos. Al tratar de la composición de las distintas unidades[4]se enumera la nacionalidad de sus combatientes y ni en un solo caso se cita a chinos. Por ejemplo, el Batallón Chapayev[5]estaba integrado por voluntarios de 21 nacionalidades y entre ellos no se cuenta ni a un solo chino. Las referencias sobre el encuadramiento de los voluntarios chinos en las distintas unidades de las Brigadas suelen ser de tipo indirecto o conjetural:Tal vez haya que pensar que el grupo chino que luchaba en España, lo hacía en la División 45ª (Internacional), vecina de la 11ª y perteneciente al mismo V Cuerpo de Ejército[6].

El semanario de las BrigadasEl Voluntario de la Libertad, editado en siete idiomas contiene noticias ocasionales sobre los combatientes chinos, como un Saludo a los jefes del Ejército Chino y a todos los combatientes en los frentes de China, en el que se afirma:después de haber cumplido nuestro deber en España, volveremos con vosotros para continuar la lucha en los campos de batalla de nuestro país. Está firmado por el Grupo de combatientes chinos de las Brigadas Internacionales. Barcelona, 15 de mayo de 1938[7]

Las referencias de voluntarios chinos venidos a España directamente desde su país, son muy escasas. Se limitan a la participación del ciudadano de Shanghai, Aking Chang (Chang Aking)[8], del que se sabe que tuvo que salir de China por haber participado en actividades sindicales y llegó a Asturias a bordo de un barco en el que trabajaba de cocinero. Se unió a un grupo de mineros del que pasó a las Brigadas Internacionales. Hecho prisionero estuvo internado en el campo de San Pedro de Cardeña (Burgos) y posteriormente en el Sur de Francia, donde se le pierde la pista. Muy probablemente es el único voluntario llegado a España desde China. Hay datos de un voluntario chino que vino a España desde Corea, pero poco se sabe de él, ni siquiera su nombre.

En una reciente publicación del PCCh[9] se reproduce una fotografía de un banderín, de aproximadamente 60cm. x 100cm dedicado por los dirigentes comunistas chinos Zhu De (Chu-teh), Zhou Enlai (Chu En-lai) y Peng Dehuai (Peng Teh-Huei) a los voluntarios chinos de las Brigadas Internacionales, con el lema, escrito en chino y en inglés, en letras doradas sobre fondo rojo:To the Chinese Detachment of the International Brigade / UNITE THE PEOPLES OF CHINA AND SPAIN! DOWN WITH THE COMMON FOE OF MANKIND – THE FASCISTS![10] El banderín no fue llevado personalmente a España sino que fue enviado por correo a Ling Ching Siu(Xie Wei Jin) quien se hizo cargo de él y estuvo en España con los voluntarios chinos. Posteriormente, pasó con los evacuados chinos al campo francés de Gurs y de allí volvió a China una vez terminada nuestra Guerra Civil. El citado Xie Wei Jin lo conservó hasta que, en 1974, lo cedió al Museo de la Revolución China. Beijing, Plaza de Tian’an Men, donde se conserva actualmente.

China, en aquellos años, estaba inmersa en plena lucha contra la invasión japonesa y el pueblo chino estaba sufriendo en sus propias carnes el imperialismo japonés, con lo que se requería todo su esfuerzo de defensa. El ejemplo español se esgrimía como modelo de resistencia contra el fascismo[11], pero la situación china no estaba para que allí se abrieran banderines de enganche para ir a España con las Brigadas Internacionales. A mediados de 1937, se celebró en España el II Congreso de Escritores Antifascistas, al que asistió el escritor chino Hsiao San (Xiao San)[12], pero no se tiene noticia de que se incorporara a la lucha armada. Probablemente regresó a China, una vez terminado el congreso.

Prácticamente la totalidad de los voluntarios chinos procedía de lo que en China se llamaba chinos de ultramar, es decir integrantes de las comunidades chinas instaladas en países extranjeros. Muchos de ellos, trabajadores y estudiantes, estaban afiliados a la Federación de Chinos en Europa para resistir la agresión japonesa y liberar el país[13]que, el 15 de octubre de 1937, envió una delegación desde París a España compuesta por ciudadanos chinos residentes en Francia, para visitar organizaciones republicanas españoles y el campo de batalla. Durante dos semanas visitaron Madrid, Valencia y Barcelona así como algunos sectores del frente. A su regreso a París, hicieron declaraciones señalando el paralelismo de la lucha del pueblo chino y del pueblo español. Mientras tanto, residentes chinos en Francia se unieron a voluntarios franceses y vinieron a nuestro país para luchar en las Brigadas Internacionales. Junto con estudiantes había obreros industriales, principalmente de la fábrica de automóviles Renault[14]. Es probable que fueran contabilizados como franceses y por su conocimiento del idioma se incorporaran a unidades francófonas.

El grupo chino más numeroso fue el que procedía de los Estados Unidos, especialmente de Nueva York y de California. Un grupo de 17 voluntarios salió de New York a bordo del vapor Paris el 27 de marzo de 1937 y cruzaron los Pirineos uniéndose a las Brigadas Internacionales. Se ha estimado que a fines de 1937, unos 30 brigadistas de origen chino procedían de Estados Unidos. De ellos, 4 murieron en combate y 21 sobrevivieron hasta el final de la contienda, mientras a 5 se les declaró desaparecidos[15]. Muchos combatieron en las filas del Batallón Abraham Lincoln compuesto básicamente por norteamericanos. Se conocen los nombres y algunos datos de unos cuantos de ellos. Dong Hong Yick (Chen Wen-Rao), un chino neoyorkino, se embarcó en Junio de 1937 a bordo del Georgic rumbo a España. Tras su paso por Albacete, se incorporó al 19º Batallón de la XV Brigada Internacional, pasando poco después a la Compañía Norteamericana del 24º Batallón de la misma Brigada, que luchó en las batallas de Quinto y Belchite, donde fue gravemente herido. Una vez restablecido, participó en la Batalla del Ebro, muriendo en Gandesa en abril de 1938, a los 27 años de edad. Otro voluntario chino-estadounidense fue Chi Chang quien, procedente de China, cursó estudios en Estados Unidos (California y Minnesota) graduándose de ingeniero. Incorporado a las Brigadas, actuó de chofer en una unidad de norteamericanos y también realizó trabajos de ingeniería militar. Sus últimas noticias proceden de París, de octubre 1938.

Además de los países citados se sabe por lo menos de un voluntario chino procedente de Holanda[16], el médico Dr. Bi Dao-Wen (Bik Tio Oen) que vino a España en septiembre de 1937. Se incorporó seguidamente a las Brigadas, siendo destinado al Servicio Médico y tras actuar en el Hospìtal nº 1, del centro de Mahora, donde se impartía adiestramiento para voluntarios alemanes, se incorporó a una batería antiaérea de la XI Brigada en Denia, donde permaneció hasta mediados de septiembre de 1938, siendo entonces destinado a uno de los acantonamientos de las Brigadas, actuando de médico hasta su evacuación a Francia, donde quedó retenido en un campo de internamiento[17]. De allí consiguió pasar a China en 1940, tomando parte activa en la lucha contra los japoneses. Terminada la Segunda Guerra mundial pasó a su tierra natal participando en la guerra de independencia de Indonesia.

Otros ciudadanos chinos, especialmente médicos y estudiantes de medicina, sirvieron en las unidades sanitarias de las Brigadas y se conoce sus nombres, como el caso de Liu Wa Fon (Liu Hwa-Fong), natural de la provincia de Shan-Tung que estaba estudiando en Paris y sirvió en el Hospital de Benicasim[18]. En una reciente publicación china[19] se muestra la fotografía de un voluntario chino transportando a un herido en el frente español, pero no se cita su nombre.

El estudiante chino Xie Wei Jin, que usó el pseudónimo de Lin Chi-Shi (Ling Ching-Siu)[20], al empezar la Guerra Civil estaba cursando estudios en Suiza, desde donde pasó a España el 9 de septiembre de 1937. Incorporado a las Brigadas Internacionales sirvió primeramente, con el grado de sargento, en una batería de artillería antitanque de la XI Brigada, siendo nombrado comisario político. Participó en las Batallas de Brunete y Quinto, en la que resultó gravemente herido el 24 de agosto de 1937, siendo transferido al Hospital de Murcia, donde estaban también hospitalizados ocho voluntarios chinos. Fue evacuado de España a principios de 1939. Estuvo internado tres meses en el campo francés de Argelés y en mayo de 1939 pasó al campo de Gurs, donde se convirtió en el portavoz del grupo de prisioneros chinos. Allí fue entrevistado por una periodista norteamericana y el escritor chino Gong Pu Sheng, que había acudido a Francia en 1939 para asistir a un congreso. Junto a cinco voluntarios chinos vivia en una cabaña de madera en la que habían colocado el ya citado banderín de los voluntarios chinos. Salió del campo en marzo de 1940, llegando el 17 de abril a China donde se incorporó a la lucha contra los invasores japoneses junto con su esposa rumana, Doctora Anna Kapelle. Falleció en 1978.

De otros voluntarios se conoce sus nombres[21] y prácticamente nada más. Otros muchos lucharon y murieron en España sin que sus nombres hayan llegado hasta nosotros. La dificultad de transliterar nombres chinos y el uso de pseudónimos son dificultades adicionales para el investigador, con el riesgo de contar dos veces la misma persona.

El número total de brigadistas chinos no ha sido calculado a base de las listas de las unidades sino que es conjetural. La cifra de cien voluntarios es la más utilizada por fuentes chinas: Huang Hua, Ministro chino de Asuntos Exteriores escribió en 1937[22], que había “más de cien” y Gong Pu Sheng publicó un artículo (en chino) en la revista neoyorkina Jiu Guo Shi Bao (Salvation Times) dando la misma cifra. El autor chino-estadounidense Zou Ning Yuan (Len Tsou) en la revista de los veteranos del Batallón Abraham Lincoln,The Volunteer, en 1990[23], dice que eran unos cien. La cifra exacta posiblemente no se sepa nunca., “Cien” tiene el atractivo de ser cifra redonda, manejable propagandísticamente, pero si el grupo más nutrido, el chino-estadounidense, era de unos treinta y por el mismo orden el procedente de Francia, tenemos un total de sesenta. De los demás países de los que hay constancia: Suiza, Holanda, Corea y la propia China, no hay datos de más de un voluntario por país, con lo que difícilmente se alcanzaría el centenar.

Sobre Zhou Enlai (Chu En-lai)[24], se sabe que durante nuestra Guerra Civil estuvo muy activo en China, en plena lucha contra la invasión japonesa, lo que parece contradecir las vagas noticias sobre una supuesta estancia suya en España. Algunos autores le citan como observador… en la Guerra de España…;pasó por España en situación de observador[25].

Se sabe que algunos combatientes chinos fueron hechos prisioneros. En la ofensiva franquista del verano de 1938 en el frente catalán-aragonés se capturaron 500 internacionales, entre ellos dos chinos[26]. Hay datos de prisioneros chinos internados en el campo de San Pedro de Cardeña (Burgos) y se supone que habría más en otros campos similares[27].

En la relación oficial de la Comisión Internacional para la retirada de las Brigadas Internacionales[28], se da la cifra de 4.650 brigadistas retirados, clasificados por nacionalidades y no figura ningún chino. Sin embargo, algunos chinos podrían estar contados como franceses, norteamericanos o “sin nacionalidad”. Otros voluntarios chinos cruzaron la frontera francesa a finales de la guerra y fueron internados en campos de concentración del sur de Francia, como el de Gurs, del que se conserva correspondencia[29]. Sobre este grupo habla Max Aub en su novela histórica Campo Francés. El grupo más numeroso, según la escritora Patricia Schiaffini[30], está formado por quienes una vez en Francia solicitaron a la Embajada china[31]ser repatriados a su país, donde se incorporaron a la lucha contra el invasor japonés. Al terminar la Guerra Civil unos diez voluntarios chinos se quedaron en España, la mayoría de ellos, casados con españolas. Según un artículo de Gao Liang[32] hacia 1996 quedaban unos diez supervivientes de los voluntarios chinos de las Brigadas Internacionales.

Aparte de los voluntarios chinos en España, merece citarse el caso del inglés Julian Bell[33], Profesor de Literatura Inglesa en la Universidad de Wuhan[34]quien, muy impresionado por la lucha del pueblo español, partió de China por vía marítima hasta Marsella, desde donde continuó hasta España incorporándose a las Brigadas Internacionales. Se tiene noticia de que conducía una ambulancia en el frente de Madrid y de que murió poco después, el 18 de julio de 1937, en la batalla de Brunete.

El caso contrario al de Bell fue protagonizado por el médico canadiense Norman Bethune quien, tras haber servido en las Brigadas Internacionales en nuestro país, se dirigió a China, donde se incorporó al servicio médico del 8º Cuerpo de Ejército (comunista) en Ruta y allí murió de septicemia.[35]. En China se le considera un héroe nacional y el propio Mao Zedong (Mao Tse-tung) escribió su biografía. Unos 21 médicos extranjeros llamados coloquialmente “los españoles”, ocho de ellos chinos, procedentes de las Brigadas internacionales tras pasar por el campo francés de Gurs se incorporaron a lucha china contra la invasión japonesa, A este grupo se sumó una doctora inglesa procedente de la India. Su solicitud de incorporarse al 8º Ejército en Ruta (comunista) fue rechazada por las autoridades del Kuomintang y se les destinó a la famosa “Ruta de Birmania”. Tras la entrada de EE.UU. en la guerra fueron autorizados a incorporarse al Ejército Norteamericano que actuaba en la zona. Terminada la guerra abandonaron China excepto cuatro que habían muerto y unos pocos que se casaron con mujeres chinas.

Durante el curso de la Guerra Civil Española el gobierno chino, del Mariscal Chiang Kai Chek, siguió reconociendo al gobierno de la República Española y manteniendo su Embajada en Madrid al frente de la cual estaba el Embajador, Sr. Shang-Yeh Chin, quien se trasladó en 1937 a San Juan de Luz con el resto de las embajadas extranjeras. Quedaron dos viceconsulados, en Valencia y Barcelona. El 12 de octubre de 1938 el Gobierno Español, a través del segundo secretario de la Embajada China en España, hacía entrega de una bandera de la 11ª División, del V Cuerpo de Ejército Republicano, al 8º Cuerpo de Ejército en Ruta (comunista)[36]. Posteriormente se consumó la ruptura entre el PCCh y el Kuomintang, pero el régimen franquista siguió reconociendo al gobierno satélite pro japonés de Wang Ching Wei, lo que demoró el inicio de la “luna de miel” entre los dos “Generalísimos”, Franco y Chiang Kai Chek, que no se produjo hasta 1954, cuando el último estaba ya bien enrocado en Taiwan.


Historia Postal

De la correspondencia cursada por los voluntarios chinos o recibida por ellos, apenas quedan vestigios, y no se sabe de ningún ejemplar conservado en archivos o fondos privados. En la Exposición Filatélica Mundial,CHINA 99, celebrada en Beijing, del 21 al 30 de agosto de 1999, en la vitrina 214 de la colección sobre Historia de la Revolución China, presentada por el Museo de la Revolución China, se pudieron admirar diversas piezas que habían sido donadas, en 1974, al Museo por el veterano chino Xie Wei Jin, quien había luchado en España en las Brigadas Internacionales, bajo los pseudónimos de Ling Chin Siu y Lin Chi-Shi. Se trata de los siguientes documentos:

Dos sobres-carta, o tarjetas plegables, sin utilizar, con inscripción impresa TARJETA DE CAMPAÑA y fotografías de escenas del frente, en una de ellas un brigadista tocando el acordeón y leyenda La alegría y el buen humor nunca nos abandonan. En el reverso, el dibujo de un brigadista que saluda puño en alto a un campesino que, en el fondo, está labrando la tierra con ayuda de caballerías. En la otra tarjeta de campaña se muestra, en el anverso, la fotografía de un brigadista con muletas junto a dos niños españoles, con la leyenda En los momentos más duros, la sonrisa de un niño, su cariño (¡Cuánto se parece a mi pequeño!), nos ayudan a soportar todos los sufrimientos. En el reverso, se reproduce un cartel con tres cabezas con cascos de acero y al fondo, un globo terráqueo y la estrella de tres puntas, símbolo de las Brigadas Internacionales. Leyenda: TODOS LOS PUEBLOS DEL MUNDO ESTAN EN LAS BRIGADAS INTERNACIONALES AL LADO DEL PUEBLO ESPAÑOL. Ambas tarjetas llevan en la solapa de cierre sendas marcas triangulares en rojo con leyenda: Comisariado de las Brigadas Internacionales. Desgraciadamente, no fueron utilizadas, por contravenir las disposiciones oficiales sobre la correspondencia de las Brigadas Internacionales[37] y sólo se diferencian de otras que se conservan en nuestro país por su perfecto estado de conservación.

Los documentos más representativos son los dos siguientes, probablemente únicos exponentes postales que actualmente se conservan de la presencia china en nuestro conflicto bélico.

Una tarjeta, de 133 mm x 87 mm, que en su parte izquierda lleva adheridas dos viñetas de color rojo, de 50 Cts. en cuya parte central figura una estrella de tres puntas, con las iniciales M y A[38] a ambos lados, dentro de un círculo y sobre un fondo de colinas y espigas de trigo a la derecha y un sol esquemático, con sus rayos, a la izquierda[39]. La tarjeta lleva impresas las inscripciones siguientes (de arriba abajo):BRIGADAS INTERNACIONALES/GENERAL LUCASZ /CAMPO DE LOS NIÑOS/MURCIA/Camarada, Ling Ching-Siu (escrito en tinta) / Núm.Liu ( “6”, en chino). Las viñetas, formando pareja horizontal, fueron adheridas encima de la marca (gomígrafo) de doble círculo, estampada en tinta violeta, con leyenda parcialmente tapada por los sellos.

En su parte legible se distinguen claramente las palabras, en francés, entre los circulos : …ELLE HOPITAL N.1“PASSIONARIA” y en su parte central,COMMISSAIRE/POLITIQUE /MURCIA.No se trata de una marca postal, sino militar y administrativa, del Comisario Político del Hospital, en el que estaba convaleciente Ling Ching-Siu, pseudónimo de Xie Wei Shin y destinatario de la tarjeta. No queda clara la relación entre el destinatario y el CAMPO DE LOS NIÑOS.Es sabido que dicho voluntario pasó un largo período de convalecencia en el hospital de Murcia y es muy posible que ejerciera alguna actividad en el Campo de Niños de la misma localidad, regido por los internacionales. La tarjeta no lleva ninguna marca postal. Posiblemente se trata de un mensaje llevado en mano por miembros de las Brigadas, o bien de algún documento acreditativo de tipo personal.

Otro documento consiste en una tarjeta postal del tipo usado para correspondencia de prisioneros, de 134 mm x 97 mm.  En su parte superior izquierda lleva impresa una imagen del general Franco e inmediatamente debajo, también impreso: ¡FRANCO!¡FRANCO! ¡FRANCO! En la parte superior derecha: franqueo, de izquierda a derecha, sello del Cid de 5 Cms., sepia (Unificado 816) ; Isabel, tipo de 1939, 20 Cts., violeta (Unificado 855);Cid, 10 Cms., rosa (Unificado 917), en pareja. Los sellos aparecen cancelados por una marca de censura, de cajetín horizontal, de 54.5 mm x 17 mm, con leyenda CENSURA MILITAR /CAMPO DE CARDEÑA, estampada en tinta violeta. Debajo del franqueo, impreso en letra pequeña: ¡VIVA ESPAÑA! En su parte central, impreso, “Sr” y escrito en tinta azul oscura,Ching-Siu Ling / Section Internationale (Groupe Chinois / Camp de Gurs. Ilot “Q” / Basses-Pyrénees / F r a n c i a. En la esquina inferior izquierda, escrito en tinta azul oscura: Remite / Cau (y añadido a lápiz, “Chino”),1ª Compañía Internacional. Campo de Concentración / San Pedro de Cardeña / Provincia Burgos (España). En la tarjeta no consta fecha pero, por los sellos que la franquean, debe corresponder a poco después del final de la Guerra Civil.

El autor no ha conseguido localizar más piezas de correspondencia de voluntarios chinos en nuestra Guerra Civil. Consultados los principales coleccionistas y especialistas en la materia, éstos confiesan que nunca habían oído hablar de voluntarios chinos en España y menos aún de su correspondencia. La única posible excepción es un fragmento de sobre, escrito en chino y franqueado con dos sellos de Pablo Iglesias, de 45 Ctms, carmín (Catálogo Unificado, 737), cancelados con matasellos de Madrid, de 1937, formando parte de un conjunto de correspondencia de brigadistas internacionales, reproducido en la página 27 de la obra Las Brigadas Internacionales según testimonio de sus artífices, sin nombre de autor, ni fecha de publicación, editado en Barcelona por C.I.A.S. (Comité de Información y Acción Social), hacia 1939-40. En el fragmento reproducido se lee la dirección del destinatario, un ciudadano de la ciudad de Wen Zhou, provincia de Zhe Jiang, pero en él no consta ningún dato del remitente, por lo que podría haber sido enviado por algún civil chino residente en Madrid o de paso por la capital [40]. Podría también haber sido enviado por un combatiente chino, pero es sabido que los interbrigadistas tenían prohibido el envío directo de correspondencia, como ya se ha mencionado anteriormente. El autor ha intentado localizar este sobre, pero nadie ha podido dar razón del mismo.

Entre 1937 y 1939, el periódico de Nueva York escrito en chino,Chinese Vanguard (Vanguardia China) publicó varias cartas de los voluntarios chino-americanos Yick, Chang y Ling, que recientemente han sido descubiertas por el también chino-americano Him Mark Lai [41], pero no se tiene noticia de que se hayan conservado los respectivos sobres, o tarjetas postales. Los intentos del autor para localizar al Sr. Mark Lai, no han prosperado.

Otro periódico neoyorkino escrito en chino,The Salvation Times, en su número de 22 de junio de 1939 publicó una carta de un grupo de ocho brigadistas chinos internados en el campo de Gurs, en el Sur de Francia. No se sabe dónde ha ido a parar la carta original y dado el tiempo transcurrido lo más probable es que no se haya conservado.

Notas

[1]La mayoría de vendedores ambulantes procedían de las regiones de Qing Tian (Qintian) y Wen Zhou (Wenzhou), mientras los artesanos que producían flores de papel procedían de Tianmen, provincia de Hubei. Había también algunos acróbatas y artistas de circo.

[2]Las autoridades francesas les pusieron toda clase de dificultades, considerándoles trajinantes humildes.

[3]André Marty, en declaraciones a Mundo Obrero, 9 noviembre 1938.

[4]Aunque es dato muy conocido, nos permitimos recordarlo: 6 Brigadas, con 24 Batallones de Infantería, 6 Escuadrones de Caballería, 54 Baterías de Artillería, 6 Compañías de Sanidad, 6 Secciones de Información y 6 Compañías de Municionamiento.

[5]Normalmente escrito Tschapaieff, en ortografía alemana.

[6]Borao, José Eugenio, España y China, 1927-1967. Taipei. Taiwan, 1994, pág, 255. Las distintas unidades de las Brigadas Internacionales estaban distribuidas entre las Divisiones 15, 35 y 45.

[7]El Voluntario de la Libertad, Nº 79, 16 de junio, 1938, pág. 11.

[8]Len Tsou, en The Chinese Volunteers (The Volunteer, Vol XII, nº2, 1990, pág 5) afirma Aking Chang was the only known memeber directly coming from China to Spain (Akin Chang era el único miembro del que se sepa haber venido directamente a España desde China). Su historia ha sido vívidamente descrita por Lou Orniz, en el libro de Carl Geiser,The Prisoners of the Good Fight.

[9]70 años del Partido Comunista Chino (en chino), Editora Popular, Shanghai, 1991.

[10] Al destacamento chino de las Brigadas Internacionales ¡Unid los pueblos de China y España! ¡Abajo el enemigo común de la humanidad, el Fascismo!

[11En 1937 Mao Zedong (Mao Tse-tung) y  Zhu De (Chu Teh) enviaron un telegrama dirigido al Partido Comunista Español y al pueblo español solidarizándose con su lucha. El 10 de octubre de 1938, el Comité Central de Partido Comunista Español, mandó un telegrama a su homólogo chino en el que se decía: pensamos que vuestra lucha contra el imperialismo japonés y los opresores es nuestra misma lucha; de hecho es la lucha por la autonomía nacional y la independencia. Al mismo tiempo, los principales periódicos chinos (Xin Hua, Da Gong, Shen, etc.) publicaban casi diariamente noticias sobre la marcha de la Guerra Civil Española.

[12]Dolores Ibárruri, en Guerra y Revolución en España 1936-1939, Moscú, 1971, tomo 3, pág. 158 sólo cita a un participante chino, el escritor Se-U. Probablemente se trata de error de transcripción del nombre del mismo escritor.

[13]Liu’Ou Huaqiao KangRi Jiuguohui.

[14]En los años 20, unos dos mil estudiantes chinos acudieron a Francia para seguir el programa llamado Mouvement des étudiants travailleurs (Qingong Jianxue Yundong) consistente en alternar períodos semestrales de trabajo y estudio. El programa no consiguió los resultados esperados y muchos regresaron a China, excepto unos 500, de los que unos se dedicaron exclusivamente al estudio y otros al trabajo.

[15]Castells, Andreu, Las Brigadas Internacionales en la Guerra de España. Editorial Ariel. Esplugas de Llobregat (Barcelona),1974, págs. 379 y 381.

[16]En las antiguas Indias Orientales Neerlandesas (hoy Indonesia) había una gran colonia china. De allí procedían unos 150 estudiantes chinos cursando estudios universitarios, Medicina entre otros, en Holanda en la época de nuestra Guerra Civil.

[17]El Dr. Tio Bik (a veces escrito Beik) nació en 1906 en Java y estudió Medicina en la Universidad de Surabaya, pasando  a Amsterdam a ampliar estudios médicos.

[18]El Voluntario de la Libertad, Nº 79, 16 junio 1938, página 11.

[19]70 años del Partido Comunista Chino (en chino),  Editorial Popular, Shanghai, 1991.

[20]Xie Wei Jin nació en 1904 en Sichuan (Séchuan) y cursó estudios en Francia, Inglaterra, Alemania y Suiza,  desde donde pasó a España incorporándose a las Brigadas Internacionales. Len & Nancy Tsou, Ling Ching Siu – A Chinese volunteer, en The Volunteer, Spring 1998, págs. 6, 1

[21]Lin Chishi, Yang Chunrong, Chang Shusheng, Chang ChangGuan, Liu Jingtian, Li Fongning, Chang Chi, LiuWafon, Yen Jia-Chi, Dong Kong Yick y Chen Wen Rao ( Archivo Histórico de Albacete. Centro de Documentación de las Brigadas Internacionales. Caja 14. 13-1)

[22]Revista Liberation Weekly (Yan’an), Vol. I, Nº 10, 1937.

[23]Vol. XII, nº 2, pag. 5.

[24] Zhou Enlai (1896-1976) estudió en París, de 1920 a 1924, donde se unió al movimiento comunista estudiantil. A su regreso a China es nombrado director político de la Academia Militar del Kuomintang en Huangpu (Wampoa) desde su inauguración en 1924 y director del Departamento Militar del PCCh. (Partido Comunista de China). Durante la “Larga Marcha” de los comunistas chinos (1934-1935) es miembro de la Dirección del PCCh y en 1937 negoció con el Kuomintang la formación de un frente único contra los invasores japoneses. Pasó gran parte de 1938 en Wuhan donde fue visitado por W.H.Auden, James Bertrand y Edgar Snow. En el otoño de aquel año y ante el avance japonés se retiró a Changsha, de donde, en noviembre,tuvo que salir precipitadamente (por la puerta trasera de su oficina) al ser capturada la ciudad por los japoneses. En estas circunstancias es inconcebible que hiciera siquiera una corta visita a España. En 1949, fue nombrado Primer Ministro y Ministro de Asuntos Exteriores de la República Popular China. Wilson, Dick, Chou. The Story of Zhou Enlai, 1898-1976, Hutchinson, 1984.

[25]Castells, Andreu,ibidem, págs. 421,439 y 600.

[26]Según el periódico parisinoLe Matin, del 17 de agosto de 1938.

[27]Estaba establecido que los prisioneros extranjeros fueran enviados al campo de San Pedro de Cardeña (Burgos). Sin embargo hay datos de brigadistas presos en otros campos que posteriormente fueron transferidos a Miranda de Ebro, en Aragón. En Francia los hubo en el campo de Gurs cerca de Navarreux, con siete mil extranjeros y trece mil españoles, en  los campos de Le Boulou, Argelès y Saint Cyprien, que pronto pasaron a Le Bacarrés; en Fort Colliure y Le Vernet (Campo disciplinario) donde en 1939 había de tres a cinco mil internados, de treinta  nacionalidades distintas.

[28]Informe de la Comisión Internacional de Control, citado por La Vanguardia, 18 de enero de 1939.

[29]Tarjeta citada en págs. 2-3.

[30] Schiaffini, Patricia, 1936-1939 Zhanshi XiZhong Liangguo Renminde Huxiang Zhiyuan (Apoyo mutuo de los pueblos de España y China durante el período bélico de 1936-1939), en Xibanya, nº 3, 1993, págs.31-32.

[31]El Embajador chino en París, Gu Wei Jun, tomó un interés especial en conseguir la liberación de los voluntarios chinos retenidos en el Sur de Francia y permitir su repatriación. Escribió unas memorias (en chino)  en las que se relatan su gestiones.

[32]Gao Liang,Épica de la lucha mundial contra el fascismo, 1996. Escrito con motivo del homenaje español a los veteranos de las Brigadas Internacionales.

[33]Julian Bell era hijo del crítico de arte e historiador Clive Bell y de la pintora Vanessa Bell; sobrino de Virginia Woolf y nieto de Sir Leslie Stephen.

[34]Wuhan, sufrió un cruento asedio por las tropas japonesas, citándose su paralelismo con la defensa de Madrid. Tras una intensa lucha, del 29 de septiembre al 6 de noviembre de 1938, la ciudad fue tomada por los japoneses.

[35]Allan, SidneyThe Scapel, the Sword, pág. 316.

[36] Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República de China (Taiwan), citado por Borao, ibidem, pág. 255.

[37]Las normas para el envío de correspondencia por los brigadistas venían expuestas en el folleto El Correo os habla, en el que se recomendaba que su correspondencia no conservase la menor traza de su origen español y no se emplease papel con membrete oficial (normas 2 y 9). Las cartas dirigidas a Francia y Checoslovaquia constituían la excepción, ya que se franqueaban normalmente con sellos republicanos.

[38]El significado de las siglas M A no es claro. Algunos autores lo interpretan cómo Milicias Antifascistas.

[39]El valor de 1 Pta, color azul, viene catalogado en F. Gómez Guillamón,The Republican Political Labels. Bookclub publications, 1988, Nº 2570, página 194, pero del de 50 Cts. el autor no ha encontrado ninguna referencia.

[40]En octubre de 1937, año del matasellos, una delegación de chinos residentes en Francia, junto a nacionales de otros países, visitó Madrid y otras ciudades republicanas. Uno de ellos pudo ser el autor de la carta citada.

[41]Citado por Zou Ning Yuan (Len Tsou), en su artículoThe Chinese Volunteers, en la revistaThe Volunteer, Vol XII, No.2, New York, 1990, pág. 5