Irlanda 14 J

Memorial en Carlingford a 7 voluntarios irlandeses

El fin de semana del 13 al 15 de junio, en el contexto de las Jornadas sobre la Guerra Civil española, se reinaguró el memorial a estos voluntarios del que ya hablamos en su día. Esta es la crónica escrita hace 7 meses por Carmel Hanna, antigua diputada del SDLP (partido socialdemócrata laborista) por el sur de Belfast y sobrina de Richard McAleenan:

alt

El 16 de noviembre de 2013, se inauguró un monumento en forma de cúmulo de piedras a la memoria de siete voluntarios locales que lucharon contra el fascismo y por la libertad en la Guerra Civil española. Seis de estos hombres pagaron el sacrificio máximo, dando su vida por esa causa. Una Delaney, sobrina de Andrew Delaney, presidió la ceremonia de inauguración. El discurso inaugural fue leído por Gearóid Ó Machail, PRO de los «Amigos de la Brigadas de Irlanda» (FIBI) que se encargaron de la construcción del monumento. Pol McAdaim proporcionó una excelente música. También se leyó un mensaje corto de Manus O’Riordan, que no pudo asistir.

El monumento se encuentra enclavado en Sliabh Foye Forest Park (un parque forestal entre Omeath y Carlingford, en el condado de Louth) con fantásticas vistas a las montañas de Cooley y al Carlingford Lough (bahía, ría…) La construcción de estos cúmulos de piedras se remonta a tiempos prehistóricos y sirvió para marcar un lugar de enterramiento, un monumento conmemorativo o incluso como marcadores con fines de navegación. Los siete hombres honrados en el memorial de Sliabh Foye Forest Park son: 

Andrew Delaney
Albert (Bert) McElroy
Francis Duffy O'Brien
Alejandro Madero
John R McAleenan
Charlie Donnelly
Archibald Lester Doran
 

El principal motivo para elegir este lugar fue Andrew Delaney, nacido en la cercana  localidad de Carlingford en 1912. Fue uno de los nueve hijos de William y Elizabeth Delaney. Su padre era un agente de la policía (RIC) originario del condado de Wicklow;  había ejercido en Dundalk antes de tomar posesión de su cargo en Carlingford. Su madre era del condado de Cavan. Andrew emigró a Nueva York en 1930, donde permaneció con su hermano John en Queens. En las listas de empelo aparece como «hombre de mar»; hay registros de que Andrew estuvo trabajando en dos barcos, el Emma Alejandría y el Ría, ambos en 1936. Hay excelentes relatos del clima industrial que existía en Nueva York y en los puertos escritos por Bill Bailey (brigadista irlandés-americano de la Lincoln) en su autobiografía, «El chico de Hoboken», disponible en línea:

http://www.larkspring.com/Kid/Contents.html

 Andrew llegó a España en febrero de 1938 como uno de los últimos voluntarios del Batallón Lincoln, organizado en enero de 1937 dentro de la Brigada Internacional XV. La unidad fue casi completamente diezmada en febrero de 1937 en la batalla del Jarama, sufriendo pérdidas terribles. Se las arreglaron para reagruparse, uniéndose con el Washington Batallón de Voluntarios de América, y en febrero de 1938 se basaron cerca de Teruel antes de trasladarse a Belchite. Se ven forzados a una retirada hacia Caspe sufriendo grandes pérdidas. El 18 de marzo los Lincoln que quedaban se mantuvieron en reserva en Batea para reorganizarse. Fue allí donde el Batallón se reforzó con nuevos reclutas como Andrew Delany. El 26 de marzo los Lincoln se trasladaron a nuevas posiciones, justo al norte de la localidad de Corbera d’Ebre. El ataque nacionalista continuó hacia Gandesa y rodeó las posiciones del Batallón Lincoln. Al tratar de retroceder hacia la salvación en el río Ebro, se derrumbó la estructura de batallón, y se quedó dividido en pequeños grupos desesperados que lucharon por la supervivencia. Hasta 183 Lincoln voluntarios murieron en esta retirada, muchos ejecutados por las tropas nacionales. 87 fueron capturados y finalmente encarcelados cerca de Burgos hasta el final de la guerra. Andrew Delaney fue dado por muerto en acción el 3 de abril 1938, de acuerdo con los Archivos de la Brigada Lincoln. Los autores de «Los Internacionales Voluntarios de habla Inglés en la Guerra Civil Española» lo dan como desaparecido el 4 de abril. Un relato muy informativa de los últimos días del «Batallón Lincoln-Washington» es proporcionada por Anna Martí en http://www.albavolunteer.org/2012/07/in-the-footsteps-of-the-lincoln-washington-battalion/  

Charlie Donnelly nació el 10 de julio de 1914, en Killybrackey, cerca Dunngannon en el condado de Tyrone. En 1917, su padre José vendió su granja y se mudó con su familia a Dundalk en el condado de Louth. En 1928, la familia se mudó de nuevo esta vez a Dublín. Charlie tenía un gran interés en la poesía y la literatura, que se desarrolló a partir de una edad temprana. Después de haber pasado varios años en la UCD, que abandonó en 1934 cuando se unió al Congreso republicano. Charlie llegó a España el 22 de diciembre 1936 y terminó peleando con el Batallón Lincoln. Esto fue resultado de la división entre los voluntarios ingleses e irlandeses producida al instalarse en  Madrigueras los voluntarios de habla inglesa en enero de 1937. Las raíces del conflicto volvieron a la situación política en Irlanda y dieron lugar a que un gran grupo de voluntarios irlandeses decidieran dejar el Batallón Británico y luchar en el bat. Lincoln con los estadounidenses. Las tensiones se resolvieron después de la batalla de Brunete, cuando los irlandeses volvieron a luchar en el Batallón Británico.

El 27 de febrero los Lincoln, bajo el mando de Robert Merriman, lanzaron una ofensiva contra las posiciones nacionalistas en el Pingarrón. Sin el apoyo prometido de la artillería y de la aviación, el Lincoln fue sacrificado: 127 personas murieron y casi 200 heridos en el sangriento ataque. Charlie Donnelly murió ese día y su cuerpo no fue recuperado hasta unos días más tarde; después fue enterrado junto con algunos otros compañeros en una tumba sin nombre. Desde el 27 de febrero la línea del frente se mantuvo sin cambios hasta el final de la guerra, lo que impidió el cerco de Madrid. Un camarada canadiense afirmó que antes de su muerte Charlie, a  cubierto detrás de un olivo, cogió un puñado de aceitunas y dijo: “Hasta los aceitunas sangran». Esta frase quedó inmortalizada  en el título del documental de Cathal O’Shannon y también en la biografía de Joseph O’Connor en «The Life and Times of Charlie Donnelly», publicado en 1987 por Dedalus Press. «The Toleraance of Crows» es uno de los poemas  más famosos de Charlie.  En febrero de 2010, se inauguró en Rivas Vaciamadrid un monumento dedicado a Charlie http://www.indymedia.ie/article/96245?userlanguage=ga&save_prefs=true

 También murió en el Jarama Archibald Lester Doran, «Archie». En «Los Internacionales», aparece como «Arthur L. Doran», llegado a España el 1 de enero de 1937. Nació en Harristown cerca de Ardee en Condado de Louth, donde pasó sus primeros años. Su padre, un metodista, el capitán William Doran, fue presidente de la Diputación de Louth, que fue a servir con la Royal Dublin Fusileros en la Primera Guerra Mundial. Su madre, Margaret Constanza Doran, era una presbiteriana de Irlanda. En noviembre de 1915, el capitán Doran imploró la Diputación de aceptar su dimisión como Presidente, cuando salía para Francia. Sin embargo, el Consejo se negó a aceptar su renuncia en ese momento. William Doran gastó más de 2 años en el frente.

Después de la guerra, donde contrajo un grave problema de salud, se mudó con su familia a Winchester en Inglaterra antes de pasar una temporada en Tasmania. Finalmente la familia se instaló en Weston, Somerset, en Inglaterra. (La actual Weston se ha integrado en la ciudad de Bath). De aquí partió Archibald hacia España, pasando un periodo de instrucción en Albacete. Poco después marchó al Jarama con el Batallón Británico, donde murió luchando con la compañía de ametralladoras de Harry Fry.

Los últimos momentos de Doran se describen con gran detalle en varias publicaciones, especialmente por Ben Hughes en su libro «No pasarán». Después de soportar las pérdidas terribles en el 12 de febrero, con casi la mitad del batallón de muertos o heridos, el 13 de febrero iba a ser una repetición de la masacre. Cuando Bert Overton retiró su compañía nº 4 situada a la derecha de Fry, el flanco de la compañía de ametralladoras quedó totalmente desprotegido. Las piezas de artillería enemigas, que habían estado golpeando sus posiciones durante todo el día, cesaron el fuego y las tropas nacionalistas avanzaron sobre la posición de las ametralladoras. El voluntario Canadiense, Bert «Yank» Levy, describe el avance nacionalista mientras lanzaban granadas de mano en las trincheras de la compañía N º 2. Vio a Arthur Doran a su derecha «disparando salvajemente» a las tropas que avanzaban, pero una granada silenció para siempre al joven de Weston. La posición fue tomada por los fascistas y, a pesar de intentar escapar, Levy fue capturado y encarcelado por las tropas nacionales, como Harry Fry. El diario local «The Weston Mercury and Somerset Herald» publicó un obituario de Archie Doran que fue reproducido por Ciaran Crossey en http://irelandscw.com/obit-DoranAL.htm

 No hay mucha información disponible de los otros tres voluntarios que murieron en España. Alexander Madero nació en Dundalk el 2 de noviembre 1911, vivió en Union Street y trabajó como vidriero. Llegó a España en la Navidad de 1937 y murió en el hospital de Figueras, en abril de 1938, como consecuencia de las heridas sufridas.  

Francis Duffy O’Brien (alias Frank O’Brien / Frank Duffy) era de Dundalk, pero se unió a las Brigadas Internacionales en Londres y llegó a España el 13 de septiembre de 1937. Michael O’Riordan dice en su libro la «Columna Connolly» que la XV Brigada Internacional, después de un breve descanso en Mondejar, participó en la batalla de Teruel a principios de enero de 1938: «En esta campaña, que duró tres meses continuados, hubo muchas pérdidas, incluidas las de otros tres irlandeses: David Walshe, de Ballina, P. Glacken, de Westmeath, y Francis O’Brien, de Dundalk, que se unieron a la brigada en Londres». La batalla de Teruel se llevó a cabo en condiciones espantosas de congelación debido una particularmente mala invierno español. Frank O’Brien murió el 16 de enero 1938.  

Albert W. McElroy llegó a España desde el condado de Louth el 16 de mayo 1937 (según «Los Internacionales» habría partido el 13 de octubre 1937). Este registro es un poco confuso, ya que esa misma fuente también registra que murió en el Jarama, aunque con signo de interrogación después. Michael O’Riordan dice, en «Columna Connolly», que «Bert» McElroy murió en el Jarama, en febrero de 1937. De interés periférico a la historia de Albert McElroy es la obra titulado «El Sabio no han hablado», publicada en 1944 por el dramaturgo irlandés, Paul Vincent Carroll, nacido en el condado de Blackrock. La escena se desarrolla en «la decadente cocina de la granja de MacElroys, en el norte de Louth», donde la «mejor característica es la vista ….. que se asoma sobre las montañas azules y púrpuras Carlingford». El personaje principal de la obra es Francis MacElroy, que se quedó cojo como consecuencia de una herida en la pierna sostenida lucha contra el fascismo en España.

 John R. McAleenan (Richard McAleenan), fue el único de voluntario superviviente de la guerra recordado en el monumento en las montañas de Cooley. Llegó a España el 20 de diciembre de 1937, regresando a su casa en diciembre de 1938. Richard era de Sheeptown, cerca de Newry, en el condado de Down y fue repatriado desde España después de la retirada de las Brigadas Internacionales en España. El 13 de diciembre de 1938, el Belfast Telegraph informó lo siguiente:

“Repatriados siete voluntarios del Ulster que lucharon en las Brigadas Internacionales en España; cuatro de ellos llegaron a Belfast el lunes: Hugh Hunter, York Street, Belfast; W. Lord, Alta Library Street, Belfast; Richard McAleenan, Sheeptown, Newry, y un hombre de Lurgan, cuyo nombre no ha sido comprobad. Hoy han llegado R. Boyle, Falls Road, Belfast; J. Hanlon, Woodstock Street, Belfast, y W Fulton, que se unió a la Brigada desde Australia. Siete hombres del Ulster, que lucharon por los republicanos, perdieron la vida en el conflicto y uno está desaparecido. Las siete víctimas fueron: W. Beattie y W. Loughran, Shankill Road; W. Henry, Bradford Street, Old Lodge Road; Ben Murray y W. Tumelson, Newtownards Road, y R O’Neill, Falls Road, todos de Belfast. El séptimo hombre era P. Haughey, Lurgan.  J. Straney, Falls Road, Belfast, se encuentra desaparecido»Ciaran Crossey http://irelandscw.com/part-PapersBT1.htm

No Pasarán

La Lucha continúa