Virgilio Fernández del Real. Recuerdos de un brigadista

El 23 de marzo de este año salió por fin el libro Virgilio Fernández del Real. Recuerdos de un brigadista. Es una edición muy cuidada de Ediciones La Rana y del Instituto Estatal de la Cultura de Guanajuato en el que se incluyen numerosas fotos, tanto del archivo personal de Virgilio como de las que se fueron haciendo en los últimos años de su vida.

Recordemos: Virgilio Fernández  falleció el 17 de diciembre de 2019, nueve días antes de que pudiera alcanzar los 101 años. El año anterior, tras una neumonía contraída en la inauguración del monumento a las Brigadas Internacionales en Caspe, habíamos podido celebrar el centenario de una vida trepidante e intensamente humana. Virgilio, tras participar en la guerra en el Servicio sanitario del batallón Dombrowski y luego de la 45 División Internacional, había tenido que marchar al exilio y encontró su nueva segunda patria en México, donde trabajó como médico pediatra y vivió hasta el final de sus días como ciudadano comprometido con la justicia y la libertad en todo el mundo.

Las memorias han sido el resultado de un largo proceso en el que han participado Gabriel Medrano, profesor de la Universidad de Guanajuato, y José Manuel Pedrosa, profesor de la Universidad de Alcalá de Henares. Ambos han dedicado muchas horas a conversar con Virgilio (y grabar) sobre todos los rincones de su intensa vida. Una síntesis de todo ese material es el que se presenta en este libro. Sobre el resto del material hay un proyecto de catalogación y publicación para poder ser consultado en la red, como dice el propio Gabriel Medrano en el libro.

A la presentación de María Adriana Camarena de Obeso se añade el retrato que Giles Tremlett hace de Virgilio: Un siglo en un hombre. Luego siguen sus memorias en los siguientes capítulos:

  1. Las fotos de la guerra las hice con una camarita que me costó cinco pesetas.
  2. Nací el 26 de diciembre de 1918, en Larache Nos trasladamos a vivir a Cabra, desde Sevilla.
  3. Yo tenía seis años.
  4. Desde los catorce años pasé las vacaciones trabajando como practicante en Sevilla.
  5. El 18 de julio de 1936 yo estaba trabajando en el Hospital de la Princesa en Madrid.
  6. En aquel hospitalito fue donde me hice brigadista.
  7. En el campo de concentración en Francia nosotros mismos hicimos las barracas.
  8. No sabía nada de México.
  9. En esas visitas que hizo Gene al consultorio del doctor Parés fue que pude conocerla.
  10. Tienes que visitar Guanajuato. Pero trata de llegar en la tarde a Marfil; las puestas de sol son preciosas.
  11. Siempre me acompaña Estela y nunca me deja solo.

Se cierra el libro con un Epílogo y tres testimonios: los de Estela Cordero, su compañera durante 31 años, Gabriel Medrano, el recopilador y editor del libro, y Andreu Caralt, cuya entrevista en Diari de guerra dio a conocer a Virgilio al público español.

El resultado es un libro intenso y ameno. A través de sus páginas destila el amor a la vida y a la humanidad de este hombre, comunista, comprometido durante toda su vida, en la lucha por la libertad y la justicia. Tuvimos la ocasión de compartir con él en numerosas ocasiones, cuando venía a España, . Participó en la VII marcha de Guadalajara, en el homenaje de Caspe a las Brigadas Internacionales, en la gran manifestación feminista del 8 de marzo de 2018 y también dio algunas charlas a pesar de su achacoso estado de salud. Escribió artículos combativos en la prensa mexicana y apoyó la candidatura de López Obrador frente al predominio de los sucesivos gobiernos corruptos mexicanos. Y convirtió su casa familiar en una Casa Museo donde quedó reflejado su aprecio por el arte, la cultura y la naturaleza, como testimonia el documental El jardín, de Pilar García Elegido.

El último mensaje mandado por Virgilio, tres semanas antes de su fallecimiento, fue claro, a pesar de las dificultades que tenía para respirar y hablar: “Todavía tengo fuerzas para decir ¡Viva la República española federal! Soy comunista desde los 14 años y sigo siendo comunista”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *