NORMAN BETHUNE

Norman Bethune nace en Gravenhurts, Ontario, Canadá en 1890 y fallece en China en 1939 como médico en el Ejército Popular chino. Cirujano torácico en Montreal y especialista en el tratamiento de la tuberculosis. De fuertes convicciones humanitarias
se implica en la lucha que la República Española sostenía contra las fuerzas totalitarias en España.
Bethune llega a Madrid el 3 de Noviembre de 1936, se integra en la Sanidad Militar del Ejército Popular de la República y comienza a visitar hospitales y puestos de socorro de la Ciudad Universitaria. Inmediatamente comienza la aplicación de un sistema de transfusión de sangre en primera línea con varios vehículos en los que transportaba el material para las transfusiones, así como los frascos con la sangre donada por el pueblo de Madrid desde su centro neurálgico en la calle Príncipe de Vergara número 36. Integrado en el Consejo de Sanidad de Guerra de la Republica, se le nombra coronel médico.
Su entrega absoluta a la solidaridad internacional, hace que se desplace a Málaga en auxilio de la población civil que, en su huida por la carretera de la costa, era masacrada por la aviación franquista, así como por buques de guerra facciosos y fascistas. Las
vidas que salvó en estas actividades fueron muy numerosas.
Considerando cumplida su función médico-militar vuelve a Canadá a recaudar fondos para la República. Poco después marcha a China, se integra en el Ejército Popular de China, se infecta en una de las operaciones y fallece de septicemia.
Este es el héroe al que por iniciativa de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales y con el apoyo incondicional de varios concejales del Ayuntamiento de Móstoles, hace ya tres años se comenzaron las gestiones para la erección de un monolito que honrara su memoria. Tras numerosas reuniones y comunicados, diversas anomalías retrasaron su instalación, que al final llevó a cabo la Concejalía de Jardines, así como el Arquitecto municipal. El Ayuntamiento lo instaló pero no lo pagó. El Ayuntamiento de Móstoles devolvió la factura de los canteros alegando desconocer el asunto absolutamente. Ha sido la donación de particulares y Organizaciones las que han permitido que los canteros hayan podido cobrar.
Pues bien; ese monolito ha sido recientemente vandalizado con pintura y con él la placa a las Brigadas Internacionales. Hemos limpiado la placa y el monolito a Bethune y denunciado los hechos ante el Ayuntamiento. Deseamos sirva para su protección y
vigilancia, y a los descerebrados de la caverna que lo han pintado solo podemos decirles que lo limpiaremos tantas veces como haga falta.


¡GLORIA ETERNA A LOS HOMBRES Y MUJERES DE LAS BRIGADAS
INTERNACIONALES!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *